Artículos


 

La soya: la reina de las leguminosasLa soya, una planta leguminosa originaria de China, se ha convertido en la legumbre de moda por sus propiedades nutritivas y probados beneficios para la salud.

La soya es un alimento polivalente del que se obtienen gran variedad de productos: harina, aceite, lecitina, bebida de soja, tofu, productos fermentados con sal (tamari) o sin sal (tempeh) y otros como los brotes de soja.

 

Entre sus bondades destacan las siguientes:

 

· Rica en vitaminas y minerales. Aporta grandes cantidades de vitaminas del complejo B, y cantidades apreciables de vitamina E y folatos. Posee cantidades mayores de minerales, que las de cualquier otra legumbre, destacándose el potasio, el fósforo, el calcio, el hierro y el magenesio, y ocho aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo no puede sintetizar a través de otros alimentos y que es necesario aportarlos a través de la alimentación. También cabe destacar la presencia de isoflavonas; antioxidantes de probados beneficios para la salud.

 

· Rica en fibra. Su elevado aporte de fibra contribuye a prevenir y aliviar el estreñimiento, a hacer más lento el paso de los azúcares hacia la sangre, lo cual tiene un impacto positivo en la diabetes, y a reducir los niveles de colesterol, efecto que también comparten las grasas insaturadas que contiene la soja.
100 gramos de soja = 15,7 gramos de fibra

· Contiene buenas grasas. La soya es rica en ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados, ayudando a equilibrar el efecto total de las grasas en nuestra dieta.

· No contiene lactosa. La leche de soya, altamente nutritiva, es el mejor sustituto de la leche de vaca para los que sufren intolerancia a la lactosa.

· Fuente de lecitina. La lecitina ejerce una acción reguladora sobre los niveles de colesterol en sangre y es de utilidad para la memoria y el envejecimiento de las estructuras nerviosas, ayudando a mejorar el rendimiento. Juega un importante papel en la prevención de la litiasis biliar.

· Alto valor proteico. La soya aporta dos veces más proteínas que la carne, tres veces más que los huevos y nueve veces más que la leche sin contener tanta grasa saturada como este tipo de alimentos. Además, por la cantidad y la calidad de sus aminoácidos, sus proteínas son de un elevado valor biológico frente a las restantes legumbres.
100 gramos de soja = 35,9 gramos de proteína
100 gramos de carne de ternera = 20 gramos de proteína

· Controla el colesterol y disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.. El consumo de soya o de cualquiera de sus derivados disminuye el colesterol total de la sangre. Investigaciones demostraron que el 70 % de las personas que consumen tres vasos de leche de soja y un postre de soja al día, disminuyeron en más de un 10% su colesterol "malo" y aumentaron un 9% el colesterol "bueno".

· Protege contra ciertos tumores. Contiene fitoestrógenos que tienen una acción protectora frente a determinados tipos de cáncer hormonodependientes, como el de mama o próstata.

· Alivia los síntomas de la menopausia. Gracias a su actividad estrogénica, mejora los síntomas asociados a la menopausia, como los sofocos y la pérdida de masa ósea.Consumir 40 gramos de soya al día tiene efectos beneficiosos en las mujeres posmenopáusicas, sobre todo con respecto a la osteoporosis. Durante el período fértil de la mujer, uno de los factores de riesgo para desarrollar cáncer de mama u otros dependientes de hormonas es la sobre-exposición a los estrógenos humanos. Si dichas hormonas se encuentran en niveles demasiado elevados, pueden provocar la división y posterior reproducción descontrolada de las células, lo que se traduce en cáncer. Sin embargo, las isoflavonas o los fitoestrógenos de la soja poseen una acción mucho más débil, por lo que reducen el riesgo de que se inicie el proceso de división celular descontrolada.

 

· Proteje contra el envejecimiento. Los fosfolípidos, los ácidos grasos poliinsaturados y la vitamina E que contiene, nos protegen del envejecimiento y conservan nuestra piel.

 

· Estimula la concentración y el aprendizaje. Contiene un 8% de ácido alfa-linolénico, un ácido graso poliinsaturado indispensable para el desarrollo de las membranas de las células del cerebro y esencial para el feto, y durante los tres primeros años de vida del niño. Además, la lecitina de soya contiene fosfatidilcolina que aporta colina en la alimentación, una pseudovitamina que mejora la pérdida de memoria frecuente en la tercera edad.

 

Carro vacío