Artículos


Incluso cuando los restaurantes de comida rápida mencionan los conteos calóricos para los artículos del menú, los comensales podrían tener dificultades para usar la información con la finalidad de elegir opciones alimentarias sanas, informan investigadores.

En el estudio, los científicos examinaron los listados de calorías de 200 artículos de comida en los menús de 12 cadenas de restaurantes en Harlem, un vecindario de Nueva York.

Con demasiada frecuencia, los conteos calóricos aparecían en comidas combinadas o comidas para varias personas, o presentaban amplios rangos dentro de los cuales se podían hallar los conteos calóricos.

Por ejemplo, se presentaba que un cubo de pollo podía tener entre 3,240 y 12,360 calorías, pero el menú no proveía suficiente información para que los consumidores determinaran el número de piezas de pollo en una porción.

El conteo de una comida combinada con sándwich iba de 500 a 2,080 calorías. Sin embargo, no se proveyó información sobre cómo ordenar en el rango más bajo de este artículo del menú.

Bajo la ley federal, los restaurantes con 20 o más locales deben proveer datos de las calorías e información nutricional adicional para los artículos del menú y las comidas de autoservicio. Aunque la información calórica cumplía con las reglas de etiquetado de EE. UU., para los clientes podría resultar difícil interpretar gran parte de la misma, halló el estudio.

"Las porciones individuales se comprenden bien en el menú, pero se necesitan complejas habilidades matemáticas para interpretar las comidas diseñadas para servir a más de una persona", escribieron la autora del estudio Elizabeth Gross Cohn, profesora asistente de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Columbia, y colegas. "En algunos artículos, las calorías se duplicaban dependiendo del sabor, y el listado calórico no daba suficiente información para elegir opciones más sanas".

Los investigadores sugirieron que los listados calóricos deben hacer más que simplemente cumplir con las reglas, sino también tomar en cuenta el nivel de "habilidad matemática" necesario para usar la información. En un sistema revisado, un sándwich de desayuno, por ejemplo, aparecería como "huevo con jamón/tocino/salchicha: 350/550/750", de forma que los consumidores supieran exactamente cuántas calorías añadirían las varias opciones.

"En las comunidades de bajos ingresos con una alta densidad de restaurantes de cadenas, y donde el logro educativo de los consumidores podría ser bajo, simplificar los listados de calorías y minimizar las matemáticas necesarias para calcular las calorías aumentaría la utilidad de los menús", escribieron los investigadores.

El estudio aparece en la edición en línea del 16 de febrero de la revista Journal of Urban Health.

Más información

La Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics) ofrece consejos para comer fuera de casa.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

Carro vacío