Log in

¿Será la energía eólica la mejor opción de energía limpia? Revisemos su impacto.

Mucho se habla en la actualidad de las energías renovables, y la energía eólica es uno de los sectores que está creciendo más rápidamente a nivel global. El Departamento de Energía de Estados Unidos estima que la capacidad de los aerogeneradores se cuadruplicará para el año 2050, pero antes de llenar campos y océanos de aerogeneradores seria necesario tener muy claro cuántos, dónde y su impacto desde un punto de vista realista.

Un reciente estudio de la Universidad de Harvard, publicado en la revista Joule desata la polémica. Este estudio afirma que, a corto plazo y escala local, aumentar los parques eólicos alteraría parámetros que provocan un aumento de la temperatura de la superficie, impulsando el calentamiento a nivel regional durante las próximas décadas. El estudio señala que si la energía eólica abasteciera todas las demandas de electricidad de Estados Unidos, la temperatura de superficie continental del país aumentaría en 0.24 °C y este aumento podría ser mayor que la reducción de temperatura que el país espera conseguir con la descarbonización del sector eléctrico, que se estima en cerca de 0.1 °C.

Keith, autor principal del estudio, advierte: "No sería ético por parte de la comunidad investigadora ocultar los impactos de las energías renovables solo porque creamos que deben promoverse". Y afirma: "Nuestro análisis sugiere que, cuando sea posible, podría ser más sensato apostar un poco más en la energía solar y un poco menos en la eólica". Según el estudio, el calentamiento producido por la energía eólica sería 10 veces mayor que el que causarían las placas solares.

La energía solar tiene un nivel muy bajo de contaminación, y aunque requiere una inversión económica para su instalación se amortiza en tan solo 7 u 8 años. Su mayor desventaja está relacionada con los factores climatológicos, ya que depende absolutamente del clima para convertir el sol en energía eléctrica.

Otro estudio que se centró en el oeste y centro de Texas, el principal productor de energía eólica en Estados Unidos, publicado en la revista Nature Climate Change, demuestra que los sitios que albergan parques eólicos son más calientes que las áreas vecinas. El aumento de temperatura puede deberse, según los investigadores estadounidenses, al movimiento de las turbinas, que causan el descenso de aire más cálido hacia el suelo, causando un aumento de temperatura a nivel local. Liming Zhou, del Departamento de Estudios Atmosféricos y Ambientales de la Universidad de Nueva York en Albany considera que este “es un primer paso que explora el potencial de datos satelitales para cuantificar el impacto de grandes parques eólicos en el estado del tiempo y en el clima".

El posible impacto de grandes parques eólicos, no es solo en la temperatura, también podría afectar la vegetación, la fauna, la formación de nubes y la velocidad del viento. Los parques eólicos están diezmando a las grandes aves, especialmente a los buitres; estas aves de gran envergadura y escasa maniobrabilidad, son incapaces de esquivar a tiempo las inmensas cuchillas que cortan el aire. En España, por ejemplo, se calcula que los 15.000 molinos instalados matan al año 5.000 aves, en Aragon 1300 aves murieron en cinco años. Además de las muertes por collision. Estos aerogeneradores provocan desplazamientos, efecto barrera y pérdida de hábitat.

Las turbinas también perturban la estética del paisaje por contaminación visual, afectando las actividades recreativas y la calidad de vida de quienes viven en esas zonas rurales, generan contaminación lumínica debido a sus luces de seguridad aeronáutica, genera alteraciones ambientales principalmente en la fase de instalación donde se remueve la tierra, se pierde la vegetacióny se incrementa la erosión. Por otro lado, estas torres metálicas instaladas en el mar, atraen a los rayos, que al caer en el mar lo deja electrificado por kilómetros y kilómetros para el peligro de los seres humanos y las especies marinas, además de que el sonido de estos aerogeneradores se amplifica en el mar, provocando la huída de los peces.

Si bien es importante promover las energías renovables y limpias, no se debe ocultar estas evidencias de impacto negativo. Los investigadores del estudio de Harvard subrayan que los científicos y los responsables políticos deben considerar los efectos secundarios de la energía eólica, y evaluar cuidadosamente su papel en el cambio hacia la energía limpia.

Definitivamente se necesitan estudios de impacto ambiental considerando los distintos períodos del año, evaluando los daños a la fauna, flora, paisaje y biodiversidad del área geográfica afectada.

 

 

 

Referencias:

https://www.technologyreview.es/s/10586/el-dia-que-la-energia-eolica-fue-acusada-de-aumentar-el-calentamiento

https://www.cell.com/joule/fulltext/S2542-4351(18)30446-X

https://www.bbc.com/mundo/noticias/2012/05/120430_turbinas_temperatura_am

https://www.avesargentinas.org.ar/noticia/la-energ%C3%ADa-eólica-las-aves-y-el-ambiente

 

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.