Artículos


 

Toxicidad de la vitamina C sintética¿Puede ser tóxica la vitamina C? El efecto antioxidante beneficioso de la vitamina C, puede ser un arma de doble filo. Muchos piensan que consumir más es mejor y abusan de esta vitamina, desconociendo el daño al que se exponen.

Daño oxidativo. Desde mediados de la década del 70 se sospechaba que la vitamina C artificial, ingerida en grandes dosis, estaba relacionada con los daños genéticos y varias investigaciones lo corroboran:

- trabajos in vitro realizados por investigadores de la Universidad de Pensilvania, encontraron en algunos tumores daños en el ADN de las células y señalaron que el ácido linoleico,en presencia de metales como el hierro o el cobre se puede convertir en una genotoxina y producir mutaciones en el ADN.

- un estudio británico realizado por quimiopatólogos de la Universidad de Leicester, y publicado en la revista británica Nature, arrojó que el consumo de 500 miligramos de vitamina C diarios, tenía un efecto oxidante en el ácido desoxirribonucleico (ADN), donde se encuentran los genes humanos, y concluyó que la ingesta de esta cantidad produce daños genéticos en parte del ADN.

- otra investigación en Canadá descubrió que el uso en elevadas dosis dañaba el material genético en bacterias, en células humanas reproducidas en tubos de ensayo y en ratones vivos.

Cálculos renales. Grandes cantidades de vitamina C aumentan el riesgo de piedras en los riñones porque el cuerpo transforma la vitamina en una sustancia llamada oxalato, un componente de las piedras.

- Un reciente estudio publicado la pasada semana en la revista JAMA Internal Medicine, donde se dió seguimiento a más de 23,000 hombres suecos que tenían de 45 a 79 años y a los que no se habían diagnosticado piedras en los riñones con anterioridad, hasta 2009, sugería que los hombres que toman altas dosis de vitamina C pueden efrentarse a un riesgo doble de alto de tener cálculos renales, que los hombres que no las toman.

Las personas propensas a la formación de cálculos renales de oxalato, deben evitar una suplementación con altas dosis de vitamina C.

Toxicidad de la vitamina C sintética

Diabetes en los atletas. El esfuerzo atlético provoca estrés oxidativo mediante radicales libres potencialmente dañinos, los cuales, además, parecen estimular la absorción de glucosa en las células

. Dado que una absorción menor de glucosa es practicamente una resistencia a la insulina, que promueve la diabetes tipo 2, se considera que el ejercicio físico previene el desarrollo de diabetes; pero la vitamina C, según un ensayo clínico, podría bloquear los efectos estimulantes de la absorción de glucosa de los radicales libres, incrementando así el riesgo de desarrollar diabetes.

Interacciones con medicamentos. Grandes dosis de vitamina C podrían bloquear la acción de los anticoagulantes. También podría disminuir los efectos cardio protectores de ciertas medicaciones.

Encontrar tabletas de vitamina C sintética de 1.000 miligramos en las farmacias y tiendas estadounidenses, es muy fácil, y esto les lleva a ingerir mucha más vitamina C que la cantidad diaria recomendada por el gobierno de EE. UU., que es de 75 a 90 miligramos para la mayoría de los adultos.

Estos estudios no aplican a la vitamina C que se obtiene de los alimentos. La vitamina C está presente en frutas cítricas, legumbres y verduras crudas como brócoli, repollo, pimiento rojo o verde, chiles, col, berros, tomates, papas, espinaca, naranja, limon, frutilla y mango, entre otros. Todas las verduras intensamente verdes son alimentos ricos en vitamina C. Basta ingerir cinco porciones de frutas y vegetales por día para alcanzar la cantidad aconsejada por los especialistas.

No hay razones para que una persona saludable, consuma suplementos de vitamina C sintética.

Carro vacío