Log in

Alimentos aliados contra el cáncer

Existen numerosos alimentos que, si nos acompañan a lo largo de la vida de una manera constante, serán nuestros aliados para evitar el cáncer. Estos productos son especialmente los vegetales.

Zanahorias y tomate
Numerosos estudios confirman que consumir productos ricos en carotenos, como la zanahoria y el tomate, previenen muchos tipos de tumores malignos y  el cáncer de próstata.

Fibra
Está presente en las verduras, frutas, frutos secos, cereales integrales y legumbres enteras.
El componente principal de la fibra que ingerimos con la dieta es la celulosa. Es un polisacárido formado por largas hileras de glucosa fuertemente unidas entre sí. Otros componentes habituales de la fibra dietética son la hemicelulosa, la lignina y las sustancias pécticas.
Algunos tipos de fibra retienen varias veces su peso de agua, por lo que son la base de una buena movilidad intestinal al aumentar el volumen y ablandar los residuos intestinales. Debido al efecto que provoca al retrasar la absorción de los nutrientes, es indispensable en el tratamiento de la diabetes para evitar rápidas subidas de glucosa en sangre. También aporta energía al absorber los ácidos grasos que se liberan de su fermentación bajo la acción de la flora intestinal. También actúa como limpiador del intestino grueso y delgado.
Al cocinar la fibra vegetal cambia su consistencia y pierde parte de estas propiedades, por lo que es conveniente ingerir una parte de los vegetales de la dieta crudos.

Tóxicos para el organismo
Al tomar proteínas animales a partir de carnes, aves o pescados ingerimos también todos los desechos del metabolismo celular presentes en esos tejidos (amoniaco, ácido úrico, etc.), que el animal no pudo eliminar antes de ser sacrificado. Estos compuestos son tóxicos a nuestro organismo.

El metabolismo de los vegetales es diferente y no están presentes estos derivados nitrogenados.

Los tóxicos de la carne se pueden evitar consumiendo las proteínas de origen animal a partir de huevos, leche y sus derivados. En cualquier caso, siempre serán preferibles los huevos y los lácteos a las carnes, pescados y aves. En este sentido, también preferiremos los pescados a las aves, y las aves a las carnes rojas o de cerdo.

La proteína animal suele ir acompañada de grasas de origen animal, en su mayor parte saturadas. Se ha demostrado que un elevado aporte de ácidos grasos saturados aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Los nutrientes realizan diversas funciones en el metabolismo. Un primer grupo de nutrientes lo forman aquellos compuestos que se usan normalmente como combustible celular. Se les llama nutrientes energéticos. De ellos se obtiene energía al oxidarlos en el interior de las células con el oxígeno que transporta la sangre. La mayor parte de los nutrientes que ingerimos se utiliza con estos fines.
Un segundo grupo está formado por los nutrientes, que utilizamos para construir y regenerar nuestro propio cuerpo. Estos son los llamados nutrientes plásticos y pertenecen, la mayor parte, al grupo de las proteínas, aunque también se utilizan pequeñas cantidades de otros tipos de nutrientes.
Un tercer grupo se compone de todos aquellos nutrientes cuya función es facilitar y controlar las funciones bioquímicas que tienen lugar en el interior de los seres vivos. Este grupo está constituido por las vitaminas y los minerales, de los que se dice que tienen funciones de regulación.
Por último, habría que considerar al agua que actúa como disolvente de otras sustancias, participa en las reacciones químicas más vitales y, además, es el medio de eliminación de los productos de desecho del organismo.

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.