Log in

Información al Consumidor

ALERTA: FDA retira Valsartán por riesgo de cáncer

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (o FDA por sus siglas en inglés) amplió el retiro voluntario de varios medicamentos que contienen el principio activo Valsartán, el cual se utiliza como tratamiento para la hipertensión, al detectarse la impureza N-nitrosodimetilamina, considerado un posible carcinógeno humano, en varios lotes.

La revisión por parte de la FDA está en curso e incluye la investigación de los niveles de NDMA en los productos retirados y el posible efecto en los pacientes que los han estado tomando. Además, la FDA está investigando qué medidas se pueden tomar para reducir o eliminar la impureza en futuros lotes.

No todos los medicamentos que contienen Valsartán están afectados. Entre los productos mas populares retirados están:

  • Valsartan Compañía: principales productos farmacéuticos
  • Valsartan Compañía: Solco Healthcare
  • Valsartan Compañía: Teva Pharmaceuticals Industries Ltd.
  • Valsartan / Hydrochlorothiazide (HCTZ) Compañía: Solco Healthcare
  • Valsartan / Hydrochlorothiazide (HCTZ) Compañía: Teva Pharmaceuticals Industries Ltd.

La lista completa de los productos retirados la encuentras aquí.

La FDA advierte que dado que Valsartán se usa en medicamentos utilizados para tratar condiciones graves, los pacientes no deben descontinuar su uso sin consultar al medico.

  • Visto: 1178

Los padres exigen medicamentos, aunque no sean necesarios

Cuando los médicos utilizan categorías rápidas y fáciles para resumir los síntomas preocupantes en un bebé que por lo demás está sano, los padres son más propensos a desear que su hijo sea tratado con algún tipo de medicamento, aunque se les diga que los fármacos no ayudarán, señala una investigación reciente.

El hallazgo proviene de los resultados de una encuesta administrada en clínicas pediátricas generales. La encuesta también preguntó a los padres cómo reaccionarían si se les dijera que el llanto y la salivación excesiva de su hijo resultaban de un diagnóstico de enfermedad del reflujo gastroesofágico (ERGE), en lugar de no recibir un diagnóstico específico de una enfermedad.

El estudio resalta el potente impacto que la forma de expresarse de un médico puede tener sobre la toma de decisiones de los padres, al mismo tiempo que enfatiza la importancia de la comunicación entre médicos y padres.

"La categoría diagnóstico parece transmitir el mensaje de que hay una enfermedad que amerita tratamiento médico", explicó la autora líder del estudio, Laura Scherer, profesora asistente del departamento de ciencias psicológicas de la Universidad de Missouri. "Pero dependiendo de la situación, los tratamientos médicos podrían resultar necesarios o no. En el caso de ERGE, un bebé por lo demás sano probablemente no se beneficie de un medicamento. Así que en este caso, [esa] categoría podría resultar engañosa".

Los investigadores encuestaron a 175 padres (con una edad promedio de unos 35 años) en la sala de espera o en la sala de exámenes de una clínica pediátrica. La mayoría de las participantes eran madres, a quienes se describió con un alto nivel educativo. La edad promedio de sus hijos era 4.5 años. Alrededor de una quinta parte de esos niños habían sido diagnosticados con ERGE anteriormente.

Los padres recibieron al azar uno de cuatro escenarios hipotéticos: el bebé tenía ERGE y los medicamentos existentes no eran efectivos; el bebé tenía ERGE pero no se comentó nada sobre los medicamentos; no se ofreció ninguna categoría diagnóstico en el contexto de unos medicamentos no efectivos; o no se ofreció ni una categoría diagnóstico ni información farmacológica.

El resultado: los padres que recibieron un diagnóstico de ERGE terminaron interesados en tratar al bebé con medicamentos, a pesar de que se les advirtiera específicamente que no funcionarían.

Al contrario, los padres a quienes no se ofreció una categoría diagnóstico para describir los síntomas de llanto y salivación de sus bebés solo expresaron interés en un tratamiento farmacológico si el médico no planteaba el tema de la falta de efectividad de los fármacos. Esto hizo que los padres supusieran que los fármacos relevantes funcionaban.

Cuando la falta de efectividad médica se discutió, esos padres no expresaron interés en comenzar un tratamiento farmacológico.

"Es importante que tanto los pacientes como los médicos sepan que estos tipos de categorías diagnóstico pueden influir sobre la forma en que los padres o los pacientes responden a los síntomas", señaló Scherer. "Las palabras tienen el poder de hacer que un proceso normal parezca algo que amerita una intervención médica", explicó.

Añadió que "también es importante que los padres o los pacientes escuchen toda la historia. ¿Está el médico diciendo que los síntomas desaparecerán solos, o que los medicamentos disponibles no funcionan tan bien? Esa información es igual de importante que la categoría diagnóstico."

Por su parte, el Dr. David Dunkin, profesor asistente de pediatría de la división de gastroenterología pediátrica de la Facultad de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, dijo que los hallazgos de la encuesta llegan al núcleo de la relación entre médico y paciente. "En mi caso con frecuencia veo a pacientes que ya han sido remitidos por un pediatra, y que ya llegan con la idea de que su hijo tiene reflujo [ERGE], sin que en realidad se les haya explicado la situación del todo", anotó.

"Pero mientras se conversa al respecto, es muy importante que los médicos tengan mucho cuidado sobre lo que dicen y cómo lo dicen", añadió Dunkin. "Tenemos que asegurarnos de explicar las cosas de forma completa, y en un lenguaje que los padres no malinterpreten. Y si no entienden, hay que darles a los padres la oportunidad de hacer preguntas. Porque aunque uno recomiende algo de forma contundente, al final en realidad hay que tomar la decisión juntos".

  • Visto: 1879

Relacionan las estatinas con daño renal

Las personas que toman dosis altas de estatinas, los populares fármacos para reducir el colesterol, podrían ser más propensas a desarrollar problemas en los riñones, sugiere un estudio reciente.

Específicamente, los participantes que tomaron dosis más altas de estatinas tenían un 34 por ciento más de probabilidades de ser hospitalizados por lesión renal aguda durante los 120 primeros días del tratamiento, en comparación con sus contrapartes que tomaban dosis más bajas. El riesgo seguía siendo elevado dos años tras el inicio del tratamiento. Los hallazgos aparecen en la edición en línea de la revista BMJ.

Las estatinas se recetan ampliamente para reducir los niveles de colesterol en sangre, y pueden resultar muy efectivas. Sin embargo, sí plantean ciertos riesgos, entre los cuales los más notables son el daño hepático, y el dolor o debilidad musculares. Actualmente, los médicos recomiendan que las personas se sometan a una prueba de las enzimas del hígado antes o poco después de comenzar a tomar estatinas. Sin embargo, el problema de daño renal, como lo observó ese estudio, es relativamente nuevo.

Investigadores canadienses analizaron los expedientes de salud de más de dos millones de personas a partir de los 40 años con o sin enfermedad renal que también tomaban estatinas. Las estatinas de dosis altas incluyen a la rosuvastatina (Crestor) con dosis a partir de los 10 miligramos (mg), la atorvastatina (Lipitor) con dosis a partir de los 20 mg, y la simvastatina (Zocor) con dosis de 40 mg. Todas las demás estatinas se consideraron de dosis baja.

El estudio halló que las personas con enfermedad renal no tenían un mayor riesgo de problemas renales agudos independientemente de su uso de estatinas.

Para ilustrar el efecto de la dosis de estatina, alrededor de 1,700 personas sin enfermedad renal tendrían que ser tratadas con una estatinas de dosis alta en lugar de una versión de dosis baja para provocar una hospitalización adicional por lesión renal, señalaron los investigadores.

"Se debe recetar la dosis más baja de estatina requerida para lograr las metas terapéuticas", planteó el autor del estudio Colin Dormuth, epidemiólogo de la Universidad de Columbia Británica, en Vancouver.

No se sabe exactamente cómo las estatinas provocan la lesión del riñón, o incluso si lo hacen. "El riesgo elevado en los pacientes que usan estatinas de alta potencia podría estar relacionado con un mayor riesgo de daño muscular", planteó Dormuth. Además, se ha mostrado que las estatinas bloquean la producción de la coenzima Q10, una sustancia en el cuerpo que ayuda a descomponer los alimentos, lo que podría en teoría llevar a la lesión renal, apuntó.

Dormuth dijo que otros estudios han mostrado un vínculo entre el tratamiento con estatinas y la proteína en la orina, una característica de la enfermedad renal.

"Si le preocupa la estatina que toma, hable con el médico", aconsejó. "No entre en pánico. El médico puede utilizar pruebas tanto de orina como de sangre para controlar el estado de sus riñones".

"Siempre pensamos en la enfermedad del hígado, y este ensayo nos enseña que también debemos estar atentos a la insuficiencia renal aguda", señaló la Dra. Suzanne Steinbaum, cardióloga preventiva del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York. "Debemos revisar la función renal mediante una prueba de sangre".

Las señales de lesión renal podrían incluir orina oscura, dificultades para orinar y una micción menos frecuente. "Si usted toma una dosis más alta de una estatina y tiene cualquier problema con la micción, llame al médico", apuntó Steinbaum.

La Dra. Laxmi Mehta, directora clínica del Programa de Salud Cardiovascular de las Mujeres del Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio, se mostró de acuerdo. "Debemos seguir la función renal con más diligencia", apuntó.

 

  • Visto: 2264

Medicamentos recetados incompatibles con el pomelo

A causa de las nuevas formulaciones químicas, el número de medicamentos recetados que no combinan bien con el pomelo sigue en aumento, informan investigadores canadienses.

"El número de medicamentos a la venta con posibilidades de provocar efectos adversos graves y que en muchos casos pueden costar la vida al interactuar con el pomelo ha aumentado notablemente en los últimos años, de 17 a 43 en cuatro años", aseguró el investigador principal David Bailey, del Instituto de Investigación sobre Salud Lawson en London, Ontario.

"Hay mucha más necesidad de que los profesionales de atención a la salud entiendan las interacciones entre los medicamentos y el pomelo, que pongan en práctica esta información y que así el uso de estos medicamentos resulte seguro en la práctica clínica", señaló Bailey.

Incluso pequeñas cantidades de pomelo o de jugo de pomelo, al interactuar con estos medicamentos, pueden causar una muerte súbita, insuficiencia renal aguda, problemas respiratorios, hemorragia gastrointestinal y otros efectos secundarios graves. Entre ellos están los medicamentos que bajan el colesterol, los usados para la presión arterial, los del tratamiento del cáncer y antibióticos como la eritromicina, añadieron los investigadores.

Según el artículo de revisión, publicado en la revista Canadian Medical Association Journal, más de 85 medicamentos pueden interactuar con el pomelo. 43 de estos medicamentos pueden causar efectos secundarios graves, advirtieron los investigadores.

Los productos cítricos como las limas y las naranjas amargas, a menudo usadas en la mermelada, también contienen ingredientes activos (llamados furanocumarinas) que provocan interacciones peligrosas, según los investigadores. Al parecer, estas sustancias químicas inhiben una enzima que normalmente desactiva alrededor de la mitad de los efectos de la medicación.

Todos los medicamentos que interactúan con estas sustancias químicas se toman oralmente y no se metabolizan adecuadamente, lo que significa que el medicamento pasa por el cuerpo sin entrar en el torrente sanguíneo. Todos se metabolizan en el estómago del mismo modo, indican los investigadores.

Una pequeña cantidad de pomelo, aunque se ingiera horas antes de tomar los medicamentos, puede aumentar la cantidad del medicamento metabolizado, con lo que es como si se tomaran muchas dosis a la vez, de acuerdo con los investigadores.

El efecto tóxico puede crecer cuando se toma el medicamento de forma repetida. Por ejemplo, si el Zocor, un medicamento para bajar el colesterol, se combina con un vaso de siete onzas de jugo de pomelo una vez durante tres días, la presencia del medicamento en el torrente sanguíneo aumentará un 330 por ciento, aseguró Bailey.

Según el informe, estos son algunos de los medicamentos que pueden interactuar con el pomelo:

  • Ciertos medicamentos con estatinas para bajar el colesterol, como el Zocor (simvastatina), el Lipitor (atorvastatina) y el Pravachol (pravastatina);
  • Algunos medicamentos para bajar la presión arterial, como la nifedipina (Nifediac y Afeditab);
  • Los fármacos contra el rechazo que se administran tras los trasplantes de órganos, como la ciclosporina (Sandimmun y Neoral), y
  • Ciertos medicamentos cardiovasculares, como la amiodarona (Cordarone y Nexterone), el clopidogrel y el apixaban.

Las personas mayores de 45 años son las que más compran pomelo y tienen más probabilidades que los más jóvenes de tomar varios medicamentos, por lo que tienen un mayor riesgo. Además, son más vulnerables a las reacciones adversas de las interacciones entre los medicamentos y el pomelo debido a su edad avanzada, indicaron los investigadores.

El Dr. Gregg Fonarow, vocero de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) y profesor de cardiología en la Universidad de California, en Los Ángeles, aseguró que se sabe poco sobre la frecuencia con la que estos efectos adversos se producen en la práctica real. Se necesitan más estudios, añadió.

"A los pacientes que toman medicamentos que puedan entrar en interacciones adversas graves se les debería advertir, en general, que evitaran tomar pomelo, en cantidades moderadas o grandes, o que hablaran con su médico sobre qué medicamentos alternativos podrían tomar que no sean metabolizados debido a la enzima del hígado inhibida por el pomelo", afirmó Fonarow.

 

 

 

 

  • Visto: 2705

ALERTA: retiran el fármaco Valsartán para la hipertensión en toda Europa.

Las autoridades sanitarias han ordenado la retirada de cientos de medicamentos que contienen el principio activo Valsartán, el cual se utiliza como tratamiento para la hipertensión, al detectarse la impureza N-nitrosodimetilamina, clasificada como probablemente carcinogénica, en algunos lotes. Se trata de una retirada por precaución y Sanidad advierte que no dejen su tratamiento sin que su médico se lo sustituya por otro.

No todos los medicamentos que contienen valsartán están afectados. Concretamente, se ordena la retirada de varios lotes de valsartán de Laboratorios Pensa Pharma y de Laboratorios Cinfa. En total, son ya 17 las farmacéuticas y laboratorios afectados: Almus Farmaceutica, Aurovitas Spain, Kern Pharma, Laboratorios Alter, Laboratorios Combix, Laboratorios Cinfa, Laboratorios Normon, Laboratorios Ranbaxy, Laboratorios Stada, Pensa Pharma, Qualigen, Ratiopharm España, Sandoz Farmaceutical, Stada Genericos, Tarbis Farma, Tecnimede España Industria Farmacéutica y Tedec-Meiji Farma.

La alerta afecta a múltiples países a nivel europeo y mundial.

 

  • Visto: 972

¿Sientes la boca seca? Cuidado, es un síntoma de deshidratación...

La deshidratación ocurre cuando el cuerpo pierde más agua de la que ingiere, y esta falta importante de líquido está acompañada de un desbalance de sales minerales, en especial sodio y potasio. De ahí que la recomendación sea beber en promedio entre ocho y diez vasos de agua aproximadamente, a largo del día, aunque por supuesto esto puede variar según la edad, actividad física, temperatura ambiental y otros factores.Para los niños se recomienda un consumo de 4 - 7 vasos (0.9 a 1.8 Lt/día). Mientras que para los adultos mayores debe ser de 8 - 12 vasos (2 a 3 Lt/día). Hay que tener en cuenta que la capacidad de sentir sed disminuye con la edad, lo cual eleva el riesgo de deshidratación. Además, ciertos medicamentos pueden influir, y esa pérdida importante de líquido corporal, disminuye el rendimiento físico y cognitivo, altera la temperatura corporal y la función cardiovascular. La boca seca es un síntoma de deshidratación y no se debe esperar a tener sed para beber agua, pues el instinto de beber se pierde con la deshidratación progresiva.Buscar bebidas azucaradas para calmar la sed, perjudican aún más el nivel adecuado de hidratación del cuerpo, además de contribuir al sobrepeso, la aparición de caries y otras enfermedades.

 

  • Visto: 1327

Tu alternativa nutricional contra el envejecimiento.